Funciones y obligaciones de los vigilantes

Los vigilantes trabajan normalmente para empresas de seguridad que son contratadas por sus clientes para que realicen servicios de seguridad, como detectar situaciones de riesgo, disuadir, observar e informar. Los vigilantes de seguridad no están obligados a hacer arrestos, pero tienen la autoridad para hacer un arresto ciudadano, o actuar como un agente de la policía a petición de un oficial de policía.

Además de las tareas mencionadas anteriormente, el deber principal de un agente de seguridad privada es la prevención y la disuasión de la delincuencia. El personal de seguridad debe hacer cumplir las normas y puede actuar para proteger vidas y propiedades. De hecho, con frecuencia tienen una obligación contractual de actuar de esta forma. Los oficiales de seguridad son a menudo entrenados para realizar procedimientos de arresto y control (incluyendo esposas y sistemas de retención), operan con los equipos de emergencia o de primeros auxilios y toman notas precisas, escriben informes detallados y realizan otras tareas requeridas por el contratante al que están sirviendo.

Muchos vigilantes están obligados a pasar por un entrenamiento adicional dispuesto por el Estado para el transporte de armas y están obligados a completar el certificado de la policía para tareas especiales.

El sector de la seguridad privada ha tenido un crecimiento muy importante en los últimos años, tanto en lo que se refiere al sector empresarial como al privado. La última década ha traído consigo la construcción de miles de urbanizaciones, chalets y adosados que han demandado estos servicios de seguridad, con la consiguiente creación de empleos en el sector.

Otro mercado importante para las empresas de seguridad es el de las compañías de seguros (en particular las compañías de seguros de incendio), ya que ofrecen descuentos sustanciales a los clientes que tienen una presencia de seguridad de 24 horas para lugares de alto riesgo o de alto valor. El descuento a menudo puede superar el dinero que se gasta en su programa de seguridad.

Está comprobado que la presencia de personal de seguridad (especialmente en combinación con procedimientos de seguridad eficaces) tiende a disminuir los robos, las malas conductas de los empleados y problemas de seguridad general.

El personal de seguridad también puede llevar a cabo el control de acceso a las entradas de los edificios, lo que significa que se aseguran de que los empleados y visitantes se identifiquen antes de entrar en la instalación. Los vigilantes son a menudo llamados a responder a las emergencias de menor importancia  y para ayudar en emergencias graves, orientando los servicios de emergencia a la escena del incidente o para ayudar a redirigir a los peatones  a lugares seguros.

En muchas urbanizaciones es habitual que las empresas de seguridad tengan coches con una pareja de vigilantes patrullando las instalaciones. Deben estar también pendientes de las alarmas de los clientes, controlando cualquier incidente y llamando por teléfono para garantizarse de que no ha habido ningún motivo problema. Y estando preparados para acudir si fuese necesario.